01Sep

DESPUÉS DE LAS VACACIONES (CARAVANAS Y AUTOCARAVANAS)

Si, como es de esperar y deseable, todo ha transcurrido con normalidad y sin ningún incidente en nuestras vacaciones, no se dedique solo a disfrutar y añorar contemplando las fotos y vídeos del viaje… Hay otras tareas de interés que no debe dejar de hacer.

A tener en cuenta

Por ejemplo, es posible que haya tenido algún pequeño desperfecto sin importancia: algún cierre roto, una bisagra floja, alguna luz que no funciona, etc. Efectúe estas pequeñas reparaciones y no las deje para más adelante ya que, de no hacerlo así, nos las encontraremos otra vez cuando preparemos el próximo viaje. Pero, claro está, también es recomendable seguir algunos elementales consejos prácticos de utilidad para aplicar en nuestra caravana o autocaravana. ¿Qué deben saber sobre caravanas y autocaravanas?

Caravanas

La calidad y resistencia de los materiales que en la actualidad utilizan los fabricantes de caravanas permiten que su mantenimiento y conservación sea sencillo y no requiera labores trabajosas, aunque sí precisa un mínimo de atención para que su durabilidad y prestaciones sean máximas.

La caravana suele ser a menudo un elemento estático que tiende a utilizarse exclusivamente en períodos vacacionales (verano, Semana Santa…) y, excepcionalmente, durante puentes y algunos fines de semana. Si no se pertenece a un club, son pocos los caravanistas que tienen oportunidad de utilizarla periódicamente durante todo el año.

Este uso limitado supone la inactividad de la caravana durante meses, sin que esto signifique que durante ese tiempo no vaya a sufrir desgaste y que, cuando volvamos a utilizarla, esté en condiciones óptimas. En ocasiones, ese aparcamiento temporal perjudica más que el uso cotidiano si no se toman las debidas precauciones:

CUIDADOS EXTERIORES

He aquí algunas recomendaciones prácticas, sobre todo si la caravana va a permanecer un largo período de tiempo a la intemperie:

■ Si no se desmontan las ruedas (si el estacionamiento va a ser prolongado) procure mover la caravana ligeramente cada cierto tiempo, para que los neumáticos no se deformen

Engrasar las patas y la cabeza del enganche: aplicar aceite lubricante en las cerraduras de las puertas y del cofre, así como en todas las bisagras.

Dejar suelto el freno de mano para que las zapatas no se peguen al tambor (cada 5.000 km conviene ajustar la zapata del freno). Si pasa mucho tiempo, luego costará despegarlas.

Revisar cada año los bajos de la carrocería y proceder a su reparación si observa algún deterioro.

■ Hacer una revisión de estanqueidad cada año, que consiste en revisar el estado de las juntas de las claraboyas, ventanas, portones y uniones exteriores del vehículo para evitar que haya filtraciones de agua. Si se observan las juntas resecas se deben cambiar.

  1. En primer lugar, no hay que descuidar sus elementos mecánicos, de los que depende su correcta circulación en carretera.

  2. Las instalaciones interiores deberán revisarse cada cierto tiempo, independientemente de su uso.

Autocaravanas

Suele decirse, y es cierto, que **el mejor modo de mantener una autocaravana **en buen estado de uso se resume con una recomendación quizá sorprendente pero sumamente práctica: utilizarla. De esta manera mantendrá, además, su mecánica a punto.

La autocaravana es como una casa: si permanece cerrada, se deteriora; necesita de ese ambiente habitable que confiere el “calor humano”. Usarla con frecuencia es, sin duda, la mejor “terapia” para mantener su “salud” en perfecto estado.

CUIDADOS INTERIORES

■ Aunque no sean perecederos (sal, azúcar, café…), deben sacarse todos los alimentos de los armarios una vez finalizado el viaje.

No utilizar disolventes ni detergentes abrasivos (exterior e interior): basta con utilizar agua y detergente suave.

Limpiar bien el frigorífico y dejarlo abierto hasta que se vuelva a utilizar (conviene poner talco en la goma de las puertas para que se mantenga el nivel de humedad y no se reseque).

■ Para limpiar las ventanas utilizar solamente agua, y si hay manchas aplicar un poco de jabón (evítense los productos que contengan alcohol, porque deteriora el metacrilato).

Vaciar los depósitos del agua y el interior de la bomba (se evita que aparezcan algas y que las tuberías revienten por congelación invernal).

■ Si el autocaravana va a estar unos meses parada, se deberían cargar las baterías de motor y de vivienda. Esto se puede hacer enchufando a 220V el autocaravana y el propio cargador del autocaravana carga las 2 baterías o bien poniendo en marcha el motor y salir a dar una vuelta.

Cerrar la llave de paso del gas

Puede añadirse que del mobiliario no hay que tener mayores precauciones que las consabidas de limpieza (en este sentido, sirven las recomendaciones citadas para caravanas), y procurar que no esté expuesta —una vez aparcada la autocaravana— a humedad o sequedad excesivas que pudieran afectarla.

Aunque hoy en día no suele hacerse, evite la tentación: sustituir elementos de mobiliario no es conveniente, puesto que los originales van perfectamente encajados, y tanto dimensiones, peso y ubicación están calculados para ofrecer las máximas prestaciones. Sí deben hacerse las reparaciones oportunas derivadas de algún posible desperfecto ocasionado en el último viaje:

› Si es de tipo mecánico, en el concesionario correspondiente (Fiat, Ford, Mercedes…).

› Si es en la célula y usted no puede solucionarlo, lo mejor es llevarla al distribuidor más cercano de la marca de su autocaravana.

En M3 Caravaning disponemos de taller oficial de nuestras marcas Knaus, Pilote, Weinsberg, Fendt, Tabbert, Frankia, Morelo y LeVoyageur. Para cualquier reparación o mantenimiento que queráis hacerle a vuestra caravana, autocaravana o furgoneta camper, os ofrecemos nuestros servicios oficiales.

Contactad con nosotros para cualquier duda que tengáis aquí