21Nov

Influidos por la cultura indie, por un sueño romántico o la libertad de improvisar, la verdad es que viajar en pareja en furgonetas y autocaravanas es la ilusión de muchos. No sólo se debe a cuestiones prácticas como olvidarse de reservar habitaciones o poder decidir ruta sobre la marcha, sino a otros factores donde una determinada visión del mundo tiene mucho que ver.

Nada desdeñable es conocer que la mayoría de personas que viajan en autocaravana (más de un 35%) son personas entre 25 y 34 años que viajan en pareja. En un porcentaje muy similar, les siguen los caravanistas de 35 a 44 años, que lo hacen sobre todo en familia.

Furgonetas y autocaravanas como estilo de vida

Según los datos de ASEICAR, la Asociación Española del Comercio y la Industria del Caravaning, el número de matriculaciones en autocaravanas ha experimentado un incremento del 445% en los últimos 5 años. Según sus estadísticas recientes, sólo en el l mes de octubre de 2019 se matricularon 261 autocaravanas nuevas, de las cuales 137 fueron furgonetas camper. En cuanto al mercado de ocasión, las cantidades cambian: 257 autocaravanas de segunda mano, de las que sólo 33 unidades pertenecían a furgonetas camper de segunda mano.

Este aumento en la compra de este tipo de vehículos se debe a algo más que una moda transitoria, pues forma parte también de un estilo de vida que apuesta por fórmulas más independientes y ecológicas, por lo que desde ASEICAR aseguran que la demanda está superando a la oferta en España, especialmente en el mercado de alquiler de autocaravanas en periodo vacacional y festivos.

En M3 Caravaning disponemos de camper y autocaravanas de alquiler en Barcelona y Madrid, que son las ciudades donde más se solicitan los servicios de caravanas y furgonetas de alquiler, seguidas de Bilbao y Málaga. Como dato curioso, algo más de la mitad de usuarios que alquilan caravanas y autocaravanas son extranjeros.

Las furgonetas camper, favoritas de las parejas

De los datos estadísticos de este 2019, parece que en España en el usuario que gusta de viajar en pareja en furgonetas y autocaravanas, o bien se decide por autocaravanas de ocasión, o por furgonetas camper nuevas. Razones de precio, tamaño y diseño marcan la diferencia. Las parejas más jóvenes se decantan por el formato Camper -del que se estima que la matriculación mensual ronda las 200 unidades en lo que llevamos de año- mientras que las familias con niños prefieren l- list text hereas autocaravanas.

Los precios también marcan una diferencia que favorece que las parejas jóvenes opten por las furgonetas camper sin dudarlo demasiado, ya que su precio es sensiblemente inferior al que encontramos en el mercado de venta de autocaravanas. Por ejemplo, una autocaravana Pilote o Weisenberg nueva de 4 plazas ronda un precio de 55.000 euros, mientras que las caravanas Knaus suelen superar los 63.000 euros. El precio de una furgoneta camper, en cambio, oscila entre los 40.000 y los 50.000 euros de promedio.

El por qué del éxito de la camper se debe a su versatilidad, en especial para un perfil de usuario que está en la treintena. Su diseño permite darle un uso mixto pues hay modelos cuyas dimensiones apenas se diferencian de las de una furgoneta. Puede utilizarse para trabajar y es ideal para viajar, lo que favorece que autónomos y jóvenes profesionales con trabajo remoto se rindan a las posibilidades que les ofrece este tipo de vehículos donde se sentirán como en casa gracias al diseño interior, cada vez más cuidado y sofisticado.

Pero también hay la opción de alquiler de furgonetas camper, una buena opción cuando no se les va a dar un uso tan continuado y se prefiere para uso puntual. Lo que no varía es la sensación de libertad de viajar en pareja con furgonetas o autocaravanas, que permite olvidarse de los irritantes horarios de check-in y check-out o las reservas imposibles.

La aventura de poder dormir aparcados en plena naturaleza, en pueblos con encanto que nos enamoran a mitad de la ruta o en un estacionamiento cualquiera con la comodidad de tener cama doble sobre ruedas… Qué mejor manera de describirlo que con estas palabras de Jack Kerouac: “No había a dónde ir excepto a todas partes, así que sigue rodando bajo las estrellas.“