18Nov

Una de las cosas que más gusta del invierno para quienes viajan en una furgoneta Camper - y para los que no también- es la cantidad de días festivos que salpican el calendario entre los meses de diciembre y febrero. En diciembre despedimos el otoño con el venerado “acueducto” de la Purísima, una fecha ideal para acondicionar tu furgoneta Camper para escapadas de invierno. Después le siguen una batería de festivos que ponen en bandeja esas escapadas de invierno que tanto se disfrutan.

Para los amantes de hacer carretera en furgoneta camperizada, que no son pocos, es cuando llega el turno de practicar sus habilidades espaciales para optimizar espacio y acondicionarlo a condiciones climáticas externas bastante variables. Lo mismo te levantas con un día soleado y casi primaveral, que te sorprende una lluvia torrencial o un descenso de temperaturas que roza el congelamiento. La cuestión es habilitar bien nuestra Camper para hacer frente a cualquier contingencia y que nuestra escapada no se convierta en una fuga con vuelta anticipada.

Optimizar espacio en tu furgoneta camper con accesorios

El destino elegido para escapadas que dan la bienvenida al invierno, suelen ser en pueblos de montaña. Hemos dejado atrás los días de playa, chanclas y tabla de surf... Los cambiamos por botas y tres capas de ropa integradas por el polar, el chaleco y la chaqueta impermeable. A esto hay que sumarle la ropa de abrigo para dormir. Y la calefacción.

De aprovechar espacio saben un rato aquellos que se dedican a camperizar su furgoneta, pues hace falta ser bastante creativo para encontrar nuevos rincones de almacenaje en el interior del vehículo, un espacio que ya es reducido de por sí. Hay algunos trucos y complementos que recogemos a continuación:

Malla para el techo: Una buena solución para almacenar la ropa de abrigo es utilizar el techo de nuestra furgoneta como espacio de almacenaje. Una red o malla colocada en la parte superior de la camper nos permite aprovechar todo el espacio útil, mientras chaquetas y mantas que ocupan mucho espacio quedan bien recogidas. Estas redes para el techo permiten una buena ventilación que será muy prácticas si la ropa ha quedado húmeda, y su precio ronda los diez euros. La colocación es muy sencilla, pues incorpora cuatro ganchos o correas ajustables con broche (dependiendo del modelo) que permiten fijarla bien a los rieles del techo.

Organizadores para asiento de coche: Un clásico que, sin embargo, no deja de renovarse con nuevos materiales y departamentos. Los multibolsillos incorporan también un espacio para el portátil o tablet con bolsillo transparente desde donde podemos visualizar cómodamente la pantalla de nuestro dispositivo electrónico.

Organizador de maletero: Entre los organizadores de maletero para furgonetas camperizadas encontramos de varios tipos. Los hay en forma de bolsa plegable portátil, en forma de caja maletero dividida en compartimentos y también en formato baúl que tiene una doble función: como almacenaje y como asiento.

Avances: Los avances en formato tienda de campaña, permiten ampliar el espacio de tu camper cuando éste es insuficiente. Furgos camper como la Knaus Boxstar Family tienen capacidad suficiente para viajar con niños y una mascota pequeña, pero en modelos de menor capacidad se hace casi imprescindible ganar espacio. Es la solución ideal sobretodo si viajas con perros, para que descansen a cubierto en noches frías y lluviosas.

La calefacción en furgonetas camperizadas

En artículos anteriores de M3 Caravaning ya hemos hablado de los dos tipos básicos de calefacción para viajar en invierno: la calefacción estática y la calefacción a gas. Veremos qué diferentes opciones hay en el mercado para los que viajan en furgonetas camper.

Calefacción estacionaria: Esta calefacción va conectada al depósito de gasóleo de la camper, y tienen un consumo muy bajo. Es un tipo de calefacción muy seguro que funciona con diésel, tiene bajas emisiones y se instala fácilmente.

Calefacción a gas: Son estufas portátiles y más económicas, que también calientan la estancia. Incluyendo un adaptador, también podemos usarla al aire libre, y sobretodo si colocamos un avance con una mini tienda de campaña.

Calefactor eléctrico o caldera: Como único punto de calefacción se quedará corto en noches muy frías, pero servirá para intensificar una calefacción principal o como recurso básico si disponemos de ropa de abrigo. Es la opción más económica, portátil y con infinidad de modelos. Incluso los hay de pared y con mando a distancia, que ocupan un espacio mínimo.

Con un poco de creatividad y algunos accesorios camper, que también nos pueden servir para otros usos, es muy fácil equipar nuestro vehículo para viajar y dormir en invierno. Ya sea para furgonetas camper segunda mano o modelos nuevos completamente equipados, el mercado nos ofrece una gran variedad de complementos que nos permiten acondicionar la furgoneta Camper para escapadas de invierno y aprovechar al máximo las posibilidades de nuestra furgoneta