20Oct

No se puede negar que el mundo de caravaning está viviendo su juventud más dorada, el fenómeno no es solo local, si no que ya es universal y es que no hay reto que se les resista a este sector que logra que las caravanas segunda mano se conviertan en habitaciones de hotel.

En Estados Unidos, el fenómeno social entre los menores de 40 años con hijos son los más asiduos al caravaning, y es que su uso ya representa el 41% de los usuarios, estos vehículos de ocio disparan sus ventas.

En España, una vez superada la recesión con una caída de ventas cercana al 80%, ha logrado que en el último lustro haya remontado con un 445% en la compra de caravanas. El sector del turismo ya está avisado, una nueva forma de ocio, de viajar y de disfrutar en familia y amigos ya se ha popularizado y asentado en la sociedad.

A este crecimiento en el número de matriculaciones y ventas de segunda mano, hay que añadir que en ciertos países empiezan a encontrar nuevos usos a estos curiosos espacios. Los hoteles empieza a ver con buenos ojos su uso para alojar a turistas.

Caravanas de lujo para hoteles

Con pleno auge de usuarios dispuestos a viajar en caravana, hay que sumar el auge del uso de nuevos fabricantes, las marcas saben que los clientes buscan calidad, y están más informados sobre los acabados, sus necesidades y también sobre los defectos, ese salto de calidad ha hecho que los espacios de las autocaravanas, caravanas y furgonetas camper estén mejor adaptados a las necesidades y mejor optimizados, además de contar con la tecnología más actualizada.

Alemania es el país de las innovaciones en el mundo del motor, ha sido de los primeros que se ha lanzado a unir aún más el mundo del caravaning con el mundo del turismo.

Un hotel de Hamburgo que ha abierto este año en Septiembre, ha colocado caravanas en su azotea, caravanas nuevas, de segunda mano y de ocasión son muy útiles para estos fines, por los que consigue completar su oferta de alojamiento además de darle originalidad a su hotel.

Las habitaciones han sido decoradas especialmente para mantener la línea del hotel, y como cualquier otra habitación cuenta con todas las comodidades que puede necesitar un huésped.

Las caravanas cuentan con dos camas cada una, televisor, conexión a internet, teléfono y nevera, lo que no hemos podido constatar si el espacio es modificable como en cualquier otra caravana o no, por ejemplo plegar la cama y hacerla sofá. Pero deducimos que una mantendrá la cocina, el cuarto de baño ya que son uno de los mayores encantos de estar alojado en una caravana.

Gracias a esta ampliación, el hotel ofrece un total de 212 habitaciones de cinco tamaños diferentes, también cuenta con sala de cine, teatro para conciertos y alquiler de bicicletas.

El hotel alemán garantiza a sus clientes una sensación distinta, además de toques de valor diferencial con el resto de hoteles de la zona.

Alojamientos cómodos, elegantes y novedosos, con los que el pionero pretende crear un Camper city, con un jardín amplio para poder atraer a este sector a visitar Hamburgo y a alojarse en sus caravanas, una situación por la que más de uno estará contento de poder seguir disfrutando de su pasión.

Si finalmente consigue crear un área de caravanas al aire libre de 155 metros cuadrados, logrará que sus visitantes puedan tener una estupendas vistas de la ciudad y el puerto.

Precio de alojarse en una caravana hotel

Visitar hamburgo y alojarse de una manera original tiene un precio, no es un precio más caro comparado con el resto de clientes que se pueden alojar en ese mismo hotel en habitación sencilla, o en cualquier otro hotel.

Pernoctar tiene un gasto medio de 80 euros, y estarán disponibles entre la primavera y el otoño, por lo que ya están disponibles, en invierno solo se podrá disponer de ellas si el cliente lo desea expresamente y bajo reserva.

Sin duda alguna, esta nueva forma de viajar es un plus para visitar Hamburgo y para los que sufren morriña de su caravana durante el viaje.

Una acción que le da un toque de aventura en una escapada urbana, pero nunca antes sobre un techo.