03Sep

Con el verano y el turismo, muchas localidades se han visto desbordadas con un gran número de veraneantes. Ya sea a la costa o a la montaña, esta creciente marea de personas siempre implica puntos positivos como negativos.

Galicia, una de las comunidades con mayor interés estos meses estivales no se ha librado de tener un verano “movido”. Uno de los principales motivos de este ajetreo estival han sido las autocaravanas, que desde su “Boom” en los últimos años ha hecho que la comunidad Gallega sea uno de los enclaves más llamativos para visitar.

El turismo de autocaravanas, podría decirse que ha venido para estacionarse, es una realidad que desde el sector ya reconocen, y es que los españoles, cada vez estamos más a gusto y predispuestos a realizar este tipo de viajes, de la misma forma que en Francia o en Alemania.

Viajar con la “casa a cuestas” ya no nos cuesta tanto y Galicia tiene un aroma especial que atrae a cientos de estos entusiastas de caravaning, puede ser por sus costas, su montaña y sus rincones con pueblos escondidos, o quizás por todo junto, pero sin duda el extremo noroeste del país resulta muy interesante.

La asociación Galega de Autocaravanas está encantada con este repunte de visitantes que quieran disfrutar de la hospitalidad, conocer su tierra y su gastronomía, aunque la contrapartida está puesta en las quejas de algunos campings y ayuntamientos por la cantidad de este tipo de vehículos que prácticamente rebosan en zonas de aparcamientos cercanas al litoral en esta época del año.

Vacío legal de estacionar con autocaravanas, caravanas y furgonetas camper

Las asociaciones de campings, tienen entre sus quejas el abuso que tienen estos vehículos con los espacios habilitados al camping o para el estacionamiento. Los ciudadanos y asociaciones sienten que están “invadidos” por esta avalancha de autocaravanas, caravanas y furgonetas camper que les impiden aparcar cerca de la playa provocando las molestias de todos conocidas cuando tratas de buscar aparcamiento o simplemente por el abuso de algunos que además de aparcar, acampan..

Lo cierto y verdad, con el reglamento en la mano se establece que cualquier autocaravana tiene el mismo derecho a estacionar que cualquier otro vehículo, incluso sus habitantes pueden pernoctar siempre y cuando no se desplieguen elementos externos (sillas, toldos, emitir ruidos, verter fluidos..) Siendo clave la diferencia entre aparcar y estacionar.

Estas situaciones tienen indignados a las asociaciones de Campings do Noroeste, que piden que se controle este tipo de turismo, para evitar situaciones en las que las caravanas están masificando ciertos puntos del litoral Gallego sobrepasando la diferencia entre aparcar y acampar.

Desde la Asociación de Autocaravanas argumentan que este tipo de turismo ha crecido mucho y que los servicios municipales no se han adaptado a este nuevo volumen de turismo, ya que las plazas son limitadas y abren durante fechas concretas.

Nuevas áreas habilitadas para caravanas

Desde hace algunos años, este incremento de turismo ha provocado que los ayuntamientos gallegos hayan tenido que tomar ciertas medidas concretas para poder limitar la presencia de autocaravanas, caravanas y furgonetas camper.

Se trata de evitar que estos tipos de vehículos aparquen en la vía pública y se dirijan hacia espacios habilitados exclusivamente para ellos, en los que cuentan con mayores servicios para sus necesidades. Con ello, se busca evitar que la presencia masiva de este tipo de turismo repercuta negativamente en el medio ambiente y salubridad de la zona que puede verse afectada a causa el vertido de aguas, la limpieza de enseres y de proteger enclaves turísticos como son las playas.

Muchos son los municipios que han optado por acondicionar nuevos espacios al margen de los campings para que quienes tengan una autocaravana, o vayan a alquilar autocaravanas tengan nuevos lugares para poder acampar.

Otros municipios se han vuelto más restrictivos, delimitando las zonas donde permiten el estacionamiento, indicando mediante señales visuales y carteles que indican «Prohibida la acampada» o «Párking solo para turismos» con el que pretenden también dar tregua y plazas de aparcamiento a los coches.

Aún en estos casos, los servicios locales de la policía tiene que lidiar todos los años con problemas concernientes a turistas que acampan en zonas no habilitadas, desplegando materiales y elementos externos del vehículo ocasionando quejas y problemas vecinales.